“Cadáveres del relato”

“Corpses of the story”1

Nombre: Jorge Ignacio Cid Alarcón2
Filiación: Universidad Diego Portales, Facultad de Comunicación y Letras.
Email: jorgeignaciocid@gmail.com

 

Resumen: Este texto presenta la última obra poética de Gustavo Barrera Calderón desde el punto de vista de las particularidades de su lenguaje y la relación simbólica que éstas establecen con la influencia de los medios de comunicación en la construcción de la memoria histórica.
palabras clave: Poesía chilena, Secretaria, medios de comunicación, historia

Abstract: This text presents the latest poetic work of Gustavo Barrera Calderón from the point of view of the particularities of their language and symbolic relationship they establish with the influence of the media in the construction of memory historical.
keywords: Chilean poetry, Secretary, media, history

 

Secretaria de Gustavo Barrera Calderón que hoy publica el sello Cuadro de Tiza forma parte de una obra poética consistente, tanto por un lenguaje que domina el arte de conmover sin exceso ni estridencia, como por la constancia en el desarrollo de una erótica subyugante, por el lirismo de su desprejuicio y esa tan barreriana crueldad elegante y con gracia.

Secretaria es un poema con enigma: hay cadáver, victimario, desaparición y carta. Cadáver y victimario de identidad difusa y con roles intercambiables. Parafraseo: El rostro de la víctima ha sido borrado / el rostro del victimario es idéntico al rostro de millones de victimarios / la figura arquetípica de la violencia (9). Cadáver y victimario conforman individuos paradigmáticos, sugiriendo la idea de un crimen de sociedad. El crimen de la indiferencia quizás, el crimen de la ignorancia por qué no. Cito: “En el noticiero de las nueve / el periodista dice víctima (y nadie escucha) / en el noticiero de las nueve […] / el periodista dice victimario / (y nade escucha)” (10).

Secretaria es un poemario que problematiza el tema de los medios de comunicación desde la perspectiva de lo que ocurre tras bambalinas y transparentando el guión de su cinismo. En este panorama la secretaria es el ojo que intenta descubrir al hechor de un crimen, infructuosamente. La secretaria somos los telespectadores que como en el poema “T.V.” de Enrique Lihn clavamos nuestros “ojos de vidrio en el pequeño horno crematorio donde se abrasan los sueños” (39).

Secretaria moviliza una apasionante reflexión sobre la memoria remota entendida como historia, y la memoria inmediata entendida como prensa, habla sobre la “noticia perfecta que no puede ser clasificada como crimen o suicidio” (14) porque la perfección en Gustavo Barrera es la resistencia a toda clasificación. Secretaria se pregunta por las estrategias con que la prensa manipula el relato de los hechos, movilizando la sospecha de la historia. El libro dice en unos de sus versos: “la noticia como resumen perfecto / de todas las demás noticias / lo que se esconde es un hilo transparente / que puede encerrar todo un universo / en un sistema de relaciones invisibles” (16). No ignoremos que en el primer poema de este libro aparece un cuerpo desangrado que flota en el agua, mientras que “el espacio inmediatamente contiguo / parece estar abarrotado de miles / de pequeños cuerpos arrastrados por la corriente” (7)

¿De qué agua nos habla Barrera Calderón? Mapocho, Río de la Plata o mares de Chile, donde haya un cuerpo que flote, se está aludiendo la historia reciente y con ella la argamasa de autoritarismo, crimen y complicidad mediática sobre la cual han venido a construirse las democracias latinoamericanas. Secretaria construye un hablante de enunciación fragmentaria, acosado por incertezas y vacíos que derivan en la ausencia de coordenadas de localización. Se trata de una voz acosada por el hallazgo de cadáveres y extraviada en la resolución de crímenes imposibles. Estas estrategias de indeterminación constituyen un reflejo poético de la situación de los lectores frente a la prensa y la televisión que mediatiza la realidad con el maquillaje de sus intereses. Un poema como “El periodista y la relación de los hechos” (10) repiensa al hechor detrás de las imágenes que ruedan en la pantalla, al culpable del script que estructura los periódicos, es decir, la manera en que los medios espejean a su sesgo el relato de la pequeña historia.

En este sentido, este libro da cuenta de una crisis de representación, resultante de una suerte de enfrentamiento entre autor y entorno cultural. Esto sería la consecuencia de una visión de la escritura que no niega su referencialidad3 y que, en cambio, atiende a la comprensión del fenómeno literario como un constructo en el que se transparenta una determinada experiencia cultural, espacio de conocimiento en el que se intersecta la experiencia vital y lectora.

Concordamos con Rojas en que “En el proceso de producir en el lenguaje las “condiciones de posibilidad” de su propia experiencia cultural del mundo, el sujeto toma distancia de ese mundo, pues implica la conciencia de estar habitando ‘epocalmente’ el mundo, en términos nietzscheanos: la conciencia de estar habitando una interpretación. Y esto necesariamente trae consigo la catástrofe de esa ‘cultura’. (310) La obra de Barrera Calderón daría cuenta de esa catástrofe en su escritura a través de un estado de lenguaje que goza de una conciencia crítica que permite ir poniendo en la escena de la enunciación esa interpretación que habitamos y el hipotético efecto que dicha lectura impuesta tiene como consecuencia en los cuerpos en trance. Este trabajo poético centra su atención en los intersticios de la historia, los que se representan en el texto como un decir en el que prolifera la vaguedad, los vacíos, la sugerencia.

Secretaria se instala en una tradición a medio camino de la denuncia y la elegía en la que poemas como “Hay cadáveres” de Néstor Perlongher (130, 1997) componen un concierto de nombres pedidos al contemporáneo río de los muertos, pero actualizando el gesto a través de la manipulación mediática como componente de inestabilidad y aplazamiento de la verdad histórica.

Secretaria es después de Exquisite (2001), Adornos en el espacio vacío (2002), obra que recibió el Premio Revista de Libros, la serie poética titulada Carácter (2007) conformada por los libros Primer orificio, Papeles murales y tapices, y Mori Mari monogatari, Creatur, libro que recibió la Beca de creación del fondo del libro (2006) y Cuerpo perforado es una casa (2011), el séptimo libro publicado de la obra de Gustavo Barrera Calderón, sin embargo es también su segundo libro, ya que éste fue escrito luego de Exquisite aparecido el 2001 por Ediciones del Temple. No olvidemos que el tiempo de la escritura se transmuta en los otros órdenes de la imprenta y la edición.

Es por esto que celebramos la publicación de este volumen por Cuadro de Tiza, pues viene a rescatar del silencio editorial a un capítulo poético más de una voz peculiar, dotada de una de las ironías más exquisitas y terribles del concierto de voces de la poesía chilena actual. Cuadro de Tiza está, a mi juicio, viniendo al rescate de estas lenguas evanescentes, cuya fascinación por re-crear el lenguaje las vuelve particularmente vulnerables al silencio y al olvido, en oposición a las lenguas convencionales, utilitarias y funcionales al mercadeo.

Secretaria establece entonces diálogos con el libro que le antecede en escritura, Exquisite, particularmente con poemas como “Multimedia” (27) o “Reality Show” (26), pero es “Las cosas de la vida” (30) el poema del que Secretaria constituye amplificación. Cito un pasaje de este poema: “el objetivo del asaltante / no es la muerte / digamos el homicidio / aplausos para el asaltante / el fin último de la víctima / es dejar de ser la víctima / y reducir al asaltante / digamos maniatarlo / close up de la víctima / si prefiere víctima / si prefiere asaltante.” (30). Si en Exquisite Gustavo Barrera escudriña “lo que se ve en la pantalla como visto desde el otro lado del televisor”4, el libro que hoy presentamos, busca, como el mismo autor ha indicado, “entrar detrás de los biombos, detrás del decorado, para ver qué pasa ahí con estos personajes que pululan”

Secretaria es, en consecuencia, el hurgar en una pantalla que ya no está constituida por pixeles sino que por “millones de lentejuelas que siguen brillando” (Secretaria 7), al mismo tiempo que una escritura que disfruta el desenmascaramiento imposible del victimario y deja tendido al lector, en la última página de esta plaquette (u opúsculo, como decimos en lengua castellana) una carta con un enigma que queda en los lectores descifrar.

 

1 Este texto fue leído como presentación del poemario Secretaria del poeta chileno  Gustavo Barrera Calderón en el Museo Nacional Vicuña Mackenna el 06 de noviembre de 2014. 

2 Jorge Ignacio Cid es Poeta y Doctor en Lengua y Literatura Romance por la Université de Poitiers. Ha sido académico de la Université de Poitiers y de la Université de Bordeaux IV (2008-2012). Actualmente, imparte cursos de Teoría Literaria y Literatura en la Escuela de Literatura Creativa de la Universidad Diego Portales y en la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez. Su trabajo poético ha sido distinguido con el Premio Único de los “Juegos Florales” de la I. Municipalidad de Santiago (2005) y la Beca de Creación Literaria del Consejo Nacional del Libro y la Lectura (2006). 

3 Entendemos aquí referencialidad en los términos de Tiphaine Samoyault: el término référentialité designa  el “nexo entre la literatura y lo real”  en oposición al de référence que daría cuenta de “la manera en la que la literatura reenvía a ella misma” (Samoyault 77).

4 Esta cita y la siguiente han sido extraídas de una entrevista realizada al poeta por Jorge Ignacio Cid en Santiago el 20 de octubre de 2014.

 

Referencias

Barrera Calderón, Gustavo. Secretaria. Santiago: Cuadro de Tiza, 2014.
______________________. Exquisite. Santiago: Ediciones del Temple, 2001.
______________________. Adornos en el espacio vacío. Santiago. El Mercurio-Aguilar, 2002.
______________________. Carácter. Santiago: Barrera Real, 2007.
______________________. Primer orificio. Santiago: Barrera Real, 2007.
______________________. Papeles murales y tapices. Santiago: Barrera Real, 2007.
______________________. Mori Mari monogatari. Santiago: Barrera Real, 2007.
______________________. Creatur. Santiago: RiL editores, 2006.
______________________.Cuerpo perforado es una casa. Santiago: La calabaza del diablo, 2011.
Lihn, Enrique. A partir de Manhattan. Santiago: Editorial Universitaria, 1979.
Perlongher, Néstor. Poemas completos. Buenos Aires: Seix Barral, 1997.
Rojas, Sergio. Escritura Neobarroca. Santiago: Palinodia, 2010.
Samoyault, Tiphaine. L’intertextualité, mémoire de la littérature. Paris: Armand Colin, 2001.