Apuntes sobre el origen y la factura de La Nueva Novela de Juan Luis Martínez

Autor: Pedro Montes Lira [1] [2] Filiación: Galería D21, Santiago, Chile.
Email: pmontes@d21.cl

El libro de poesía La Nueva Novela fue escrito en Viña del Mar entre los años 1968 y 1975. Cuenta Eliana Rodríguez que Juan Luis Martínez llevaba bajo el brazo un archivador con espiral con los primeros borradores de La Nueva Novela y que en su fase inicial se titulaba Pequeña Cosmogonía Práctica.

El año 1972 se publican algunos poemas suyos en La Nueva Poesía Joven en Chile. Se trata de una selección que hace el argentino Martín Micharvegas. Entre los poemas seleccionados están “La realidad” y “El gato de Cheshire”, que luego formarán parte de La Nueva Novela. También aparece publicado un poema de Raúl Zurita, entonces casado con la hermana de Juan Luis Martínez.

Una primera maqueta de La Nueva Novela fue entregada a Julio Cortázar durante su visita a Chile en marzo de 1973. Eliana y Juan Luis Martínez viajaron especialmente a Santiago, fueron al Hotel Conquistador donde se alojaba y le hicieron entrega del documento en la puerta de su habitación. Nunca más se supo de esta primera maqueta de La Nueva Novela y tampoco sabremos si Cortázar la leyó o no.

Juan Luis Martínez también lleva su proyecto a la prestigiosa Editorial Universitaria, pero lo rechazan por considerarla “una publicación muy costosa”.

Los poemas de Juan Luis Martínez tampoco fueron publicados en la revista Manuscritos del Departamento de Estudios Humanísticos de la Universidad de Chile, dirigida por su amigo Ronald Kay. Corre el año 1975, es una revista de lujo, en papel couché, donde sí se publica a otros poetas cercanos a Juan Luis Martínez, como Parra, Jodorowsky y especialmente Raúl Zurita.

La primera edición de La Nueva Novela es del año 1977. Juan Luis Martínez finalmente se decide por la autoedición de La Nueva Novela. Eliana cuenta que Ronald Kay colaboró con la compaginación definitiva del libro. Se juntaron en su casa, tiraron todas las páginas del archivador en el suelo y lo reordenaron como quien arma un puzle.

Se publica a inicios del año 1977 por ediciones Archivo (sello editorial propio de Juan Luis Martínez). Tanto el diseño, la factura del libro, así como su financiamiento corren por cuenta del mismo autor. Según el colofón del libro fueron 500 ejemplares firmados en papel hilado 57 de 118 gramos. El libro está dedicado al escritor y sociólogo Roger Callois.

Mi impresión es que estos ejemplares, que no se sabe a ciencia cierta cuántos fueron, se hicieron casi artesanalmente. Por una parte, el libro no registra imprenta. Además, el libro está pegado pero no cosido con hilo, como era usual en la época. Según Eliana, un número importante de esos ejemplares se destruyó.

La distribución y venta de esta primera edición de La Nueva Novela se hizo de manera privada por el mismo autor, quien generalmente los dedicaba de su puño y letra.

El Boletín Bibliográfico Literario número 9 del año 1978, dirigido por Oresthe Plath (amigo de Juan Luis Martínez), le otorgó el premio “Libro de Oro” del año 1977 a La Nueva Novela. Y dice textualmente: “es un libro objeto. Una bomba de tiempo puesta en el mundo literario. El autor estuvo nueve años escribiendo este original y novedoso libro, contexturado con recortes de diario, banderitas, anzuelos metálicos adheridos que lo hacen un libro-arte para jugar a cambiar cosas”.

La segunda edición de La Nueva Novela es del año 1985. Se trata de una edición facsimilar de 900 ejemplares en papel hilado blanco número 9 de 141 gramos y de 100 ejemplares fuera de comercio, en papel couché de 170 gramos, firmados y numerados, que incluyen una dedicatoria especial y un impreso chino original entre las páginas 95 y 96.

No hay diferencias de contenido con la primera edición, pero sí de diseño, aunque muy menores. Por ejemplo:

En primer lugar, en la portada varía la tipografía del título. También aparece en la portada “Ediciones Archivo” y el logo del perrito fox terrier llamado Sogol, aparece esta vez también en el lomo del libro.

En la segunda edición, en la solapa posterior, esta vez aparece el crédito de la Imprenta Ograma, en un texto muy pequeño, casi imperceptible.

En la página 82 varía la imagen del perrito Sogol en negativo.

En la página 116 hay un papel calco, que ya no se encuentra en la edición del 85.

En la página 143 de la edición de 1977 hay un inserto “trough the looking glass” que tampoco se encuentra en la edición del 85.

Y la dedicatoria especial de los 100 ejemplares numerados y firmados de la edición del 85 es: “a Eliana, mis hijas y María Gloria Montaner”.

Este libro también se fue vendiendo de manera privada, primero por el autor y, luego de su fallecimiento en 1993, por su viuda. No pasó por distribuidores o librerías y, como dice Eliana, nunca estuvo a la venta en la cuneta por unos pocos pesos. El libro siempre se vendió caro.

Fueron varias las ofertas de reedición de La Nueva Novela por parte de universidades chilenas y de editoriales nacionales y extranjeras. Todas las propuestas fueron rechazadas de plano por Eliana. Juan Luis Martínez le habría dicho “que se tomara su tiempo…”.

La tercera edición de La Nueva Novela es del año 2016. Fue Eliana la que me dijo que ya era tiempo, habían pasado casi 40 años desde la primera edición, y no pensaba esperar a que pasaran 50.

Como “curadores” de esta nueva edición, resolvimos mantener el espíritu de la edición facsimilar. Elegimos trabajar con la misma imprenta Ograma. Naturalmente mantuvimos el sello editorial de Ediciones Archivo. Y nuevamente el libro fue financiado de manera privada.

Se hizo un escáner fotográfico del libro en altísima calidad. Luego con los diseñadores de la imprenta se hizo un largo trabajo de limpieza y de correcciones menores, lo que significó corregir textos y párrafos desalineados así como limpieza y perfección de imágenes. Por ejemplo, en el caso de la niña que llora frente al papel secante, aquí logramos acentuar el valor de las lágrimas.

Una de las grandes dificultades de esta reedición fue dar con la intensidad del negro de manera pareja en todo el libro. Tuvimos largas sesiones de pruebas de imprenta y de aprobación de muestras.

El papel secante original ya no se usa en Chile y sólo se encuentra en Alemania, así que tuvimos que buscar uno de similar textura y gramaje para imprimirlo a color. También rehicimos el impreso chino en un papel similar. Lo mismo ocurrió con la bandera chilena, que originalmente estaba impresa en papel volantín. La dificultad era imprimirla por ambas lados y que calzara. Ya casi no existen los anzuelos tan pequeños como los de la edición del 85, Eliana recorrió todo Valparaíso buscando anzuelos parecidos. El libro también fue pegado y luego fue cosido con hilo en 4 puntos, tal como se hizo el año 85.

Decidimos hacer en esta ocasión solo 700 ejemplares. Hicimos pruebas en papel hilado y en papel couché, y considerando que el traspaso fotográfico funcionaba mejor en el couché, elegimos el papel couché de 170 gramos, el mismo que eligió Juan Luis Martínez para su edición especial fuera de comercio. Dejamos la dedicatoria original a Roger Caillois y en todo lo demás respetamos la versión facsimilar del año 1985.

Finalmente está la edición especial de 2017 con las anotaciones manuscritas de Juan Luis Martínez. Hicimos esta edición especial de La Nueva Novela como un homenaje luego de transcurridos 40 años desde su primera publicación. Se trata de una edición numerada, de tan sólo 300 ejemplares, pensada para coleccionistas y fanáticos de Juan Luis Martínez. Para esto utilizamos la versión del 2016, en la que se superponen a las imágenes escaneadas las anotaciones de Juan Luis Martínez, manuscritas con lapicera azul. Al inicio del libro el mismo autor escribe: he aquí una obra que contiene su propio comentario”.

Para finalizar, cito lo que el escritor Luis Sánchez Latorre, en el año 1977, dijo sobre el impacto que tendría la publicación de La Nueva Novela: “Es un libro duro, implacable, no apto para señoritas ni para caballeros solos. Escandalizará a los lectores habituales de Taylor Calwell. Perturbará a los locos de remate; marchitará valiosas azucenas y provocará mudeces críticas”.

[1] Este texto fue leído el 7 de septiembre en uno de los diálogos realizados en el 1er Festival de Libro de Artista en el Goethe-Institut Chile, organizado en el marco de los proyectos Fondecyt #1161021 “Poéticas negativas” (Investigador responsable: Felipe Cussen (USACH)) y Fondecyt #3170773 “La poética del libro en Juan Luis Martínez” (Investigadora responsable: Marcela Labraña (PUC)).

[2] Abogado, máster de la Universidad de Cambridge y del Instituto Universitario de Arquitectura de Venecia. Colecciona literatura, poesía y arte conceptual chileno de los años ’70 y ’80. Fundador y director de D21 Proyectos de Arte (2009), galería de arte que fomenta proyectos de producción, exhibición e internacionalización de las artes visuales y la poesía. Fundador y editor de Pequeño Dios Editores, editorial de libros de bajo costo dedicada exclusivamente a la poesía. Fundador y editor de D21 Editores, editorial de libros visuales y de colaboraciones entre la poesía y el arte contemporáneo. Fundador del CEdA, Centro de Estudios de Arte y Poesía. Forma parte del directorio de la Corporación Cultural de lo Barnechea, es miembro de la Sociedad de Bibliófilos de Chile y es consejero de la Fundación Vicente Huidobro.